Inicio Actualidad 12 de octubre, Día de la Hispanidad: Todo que celebrar

12 de octubre, Día de la Hispanidad: Todo que celebrar

10 minuto leer
528

Pixabay License

Cada 12 de octubre merece una celebración por todo lo alto. Con orgullo, con honor, con pasión, amor y también con la verdad recordando el acontecimiento tal vez más importante de la historia mundial: la llegada por vez primera de la Corona Española al Nuevo Continente Americano.

¿Cuál es el motivo de ello? Nada más y nada menos que el nacimiento de una nueva civilización, la civilización hispana, la Hispanidad, la sucesora por derecho propio de la conocida como Cristiandad.

Y mucho más aún, ya que esto implicó la integración del mundo tal como hoy lo conocemos, cuando en 1492 un genovés al servicio del Reino de Castilla y al mando de una audaz expedición, puso pie en esas ignotas y exóticas tierras con la Cruz y el estandarte de los Reyes Católicos.

Algo importante a recordar es que el Estado que tuvo al frente a Isabel y Fernando, fue el resultado de una integración de pueblos y reinos en torno a una corona y a los principios de una religión como la católica. En definitiva, fue la conclusión de la llamada Reconquista, que puso fin a la invasión y dominación musulmana en la península ibérica, inspirando la nueva cruzada allende los mares.

Esos principios son los que se trasladaron a América y perfilaron el nacimiento de una cultura y tradición nueva, mestiza e integradora con los pueblos nativos, que a lo largo de los siglos se dio en llamar Hispanidad.

La idea de la Hispanidad consiste en la unión de pueblos diferentes en torno a valores comunes, una auténtica comunidad. Aquí resulta indispensable citar a Ramiro de Maeztu:

“La Hispanidad, desde luego, no es una raza. Tenía razón El Eco de España para decir que está mal puesto el nombre de Día de la Raza al del 12 de octubre. Sólo podría aceptarse en el sentido de evidenciar que los españoles no damos importancia a la sangre, ni al color de la piel, porque lo que llamamos raza no está constituido por aquellas características que puedan transmitirse al través de las obscuridades protoplásmicas, sino por aquellas otras que son luz del espíritu, como el habla y el credo. La Hispanidad está compuesta de hombres de las razas blanca, negra, india y malaya, y sus combinaciones, y sería absurdo buscar sus características por los métodos de la etnografía”.

Curiosamente, la idea de Hispanidad está íntimamente relacionada -y no es casual- con América y con una de sus hijas dilectas, la Argentina, ya que el sacerdote español en Buenos Aires, Zacarías de Vizcarra fue el que propuso el vocablo de Hispanidad a fines de los años 20 del pasado siglo, más apropiado al anterior concepto de la Raza. El mismo Ramiro de Maeztu, por entonces embajador de España en la que fue capital del Virreinato del Río de la Plata, tomó de allí la idea y nos las legó definitivamente en su obra “En defensa de la Hispanidad”.

Para Maeztu era fundamental la idea de la monarquía católica ya que esta representa los principios universales que mantuvieron, expandieron y desarrollaron a esa civilización extendida por todo el orbe. Mientras estos principios fueron potentes, no existieron crisis relevantes hasta que se inició el proceso secesionista y la independencia de las naciones hispanoamericanas. Ese fue el punto de inflexión que acabó con la unidad de los cuatro virreinatos, que se dividieron en veinte estados débiles, empobrecidos y enfrentados en América.

Hoy la idea de Hispanidad es una necesidad para los pueblos herederos de esa tradición. Esa cultura conserva sus raíces y las integra en la idea trascendente y metafísica de la religión católica que ha sido su sustento, modelo y guía en la empresa más universal que las naciones hayan conocido.

Ante el avance e imposición de un mundo sin fronteras, sin identidad y donde la uniformidad de una gobernanza mundial supuestamente inclusiva y diversa bajo el paraguas del materialismo y el goce hedonista de un bienestar sumiso y pasajero, los principios de la Civilización de la Hispanidad serían una alternativa válida y posible frente a la sumisión globalista.

Para ello es necesario recuperar nuestra historia y nuestros principios ante la ardua tarea de dar el primer paso en la dirección correcta, haciendo frente a la mentira y la manipulación. Hoy España está en peligro y sin España no hay Hispanidad posible. Por eso este 12 de octubre es la ocasión de preguntarnos una y otra vez quiénes somos, de dónde venimos y qué pretendemos dejarles como legado a nuestros hijos.

Debería ser una tarea de todos los días, pero hoy más que nunca, hay mucho que celebrar y mucho más aún por hacer.

Pixabay License

Leer más artículos relacionados
Leer más artículos de José Papparelli
Leer más artículos en  Actualidad
Comentarios cerrados

Compruebe también

Retiran la estatua de Colón en Ciudad de México.

Pixabay License El 12 de octubre se conmemoran el 528 aniversario del descubrimiento de Am…