Inicio Historia Hispanidad Reseña y reflexiones sobre los “Tercios” de Esparza

Reseña y reflexiones sobre los “Tercios” de Esparza

13 minuto leer
164

Pixabay License

17 de abril del AD 2020. Reseña literaria y reflexiones sobre el libro “Tercios” de José Javier Esparza. -Ed. La Esfera de los Libros. 2017.

El hijo de un pariente de mi mujer necesitaba que le echase una mano con la química, la física y las matemáticas. Dimos y sufrimos esas clases de apoyo cruciales y Javier, mi “alumno” de 16 años, aprobó. Durante esos meses quise aportar al joven algo más que fórmulas y casi espontáneamente fuimos comentando novelas y hechos históricos en los minutos que sobraban entre asignatura y asignatura. Éramos unos apasionados de la historia de España y de su buen nombre, y disfrutamos con el recuerdo de las hazañas de nuestros héroes del pasado, quitándonos la palabra mutuamente en el afán de contar otra “machada” de aquellos héroes, y de ilustrarnos mutuamente. Estaba claro que si las ciencias no eran lo suyo, en las letras y en la historia su nivel era muy superior al de los jóvenes de su generación, y quizá también superior al nivel de las personas de la generación anterior. Pues bien, tras el aprobado que consiguió, tuvo la cortesía de regalarme el libro Tercios de José Javier Esparza, consciente de que era uno de mis temas favoritos.

El libro se me presentó en un formato de calidad: tapa dura, forro protector con solapas, y en la versión ilustrada por José Ferre Clauzel. Como digo, un libro de calidad tanto por aspecto como por contenido.

La dedicatoria personal que me escribió mi alumno en la primera hoja me llenó de alegría: “El honor, la justicia y valentía de todo buen caballero español resumido en un solo libro, para un gran camarada”. Al leer la dedicatoria constaté una idea que mantengo siempre en un “realismo optimista” aún queda esperanza en el futuro, cuando del bolígrafo de nuestros jóvenes salen palabras escritas a mano que hablan de esos valores; los identifican con el caballero español (que también sigue vivo en sus hijos allende los mares), haciendo de ese recuerdo un regalo que siempre nos impulsa a ser mejores.

Y antes de proseguir con el libro en sí, insistiré en una de mis obsesiones: la necesidad de la presencia de nuestra historia como pilar de nuestra identidad, como una guía de auto-exigencia que nos implica como personas y sociedad. España y la Hispanidad son portadoras de todo ello, cargadas de valores, de sacrificios por Dios, por la patria y por el honor personal que agrupado crea también el honor colectivo. Sus hijos, los de la Hispanidad, tienen el deber y el honor de dejar que no se pierdan ni el legado histórico ni esos valores que, además de ser recordados, deben ser vividos minuto a minuto.

Vuelvo al libro. Concretamente, al autor. Es fácil encontrar una reseña biográfica y bibliográfica de Esparza, conocido escritor y periodista que ha trabajado y trabaja por mantener vivo el recuerdo de la historia de España y, por tanto, de la Hispanidad. En las solapas de protección del libro es presentado de manera muy eficiente, directa y con laconismo casi militar: “… lleva años entregado a la tarea de reconstruir la identidad española a partir de su Historia”.

Otra alegría más. Esparza, así retratado, tiene el mismo objetivo que nosotros en Victorial Hispánico. Hoy, la identidad española y de la Hispanidad se nos escapa de las manos a través de posiciones globalistas que “dan por hecho” que las fronteras en el mundo son un atraso,

que la humanidad debe olvidar su pasado y su religión porque genera “fricciones” entre pueblos, etc. Lo intentan en los planes de estudio (ninguneando las horas dedicadas a los elementos de nuestra identidad, fomentando un estilo nihilista que no atrae…), en los medios de comunicación y libros y películas cargadas de claroscuros (donde casi todo es oscuro y lo claro apenas brilla, no vaya a ser que ilumine).

El autor, Esparza, sabe transmitir la alegría de esos valores en un estilo ágil que va repasando la cronología de sucesos relativa a los tercios y los principales aspectos que configuraban la forma de vida de los soldados de dichos tercios, que tan española era. Como curiosidad y reflexión diremos que la palabra suceso significa en su primera acepción, hecho de importancia; en su segunda acepción, éxito; y en su cuarta acepción, accidente desgraciado. En el caso de los tercios, casi siempre, además de la primera acepción, unimos la segunda, la de éxito, que fue obtenido a través de inteligencia, valor, honor, constancia y sacrificio, entre muchas otras virtudes puestas en juego para lograr dichos éxitos.

El estilo vivo del libro proporciona una lectura fácil al lector que se aproxima por primera vez a un trabajo detallado sobre los tercios, casi a modo de de periodismo verbal o de cuentacuentos, lo que hace que en ningún momento su lectura se dificulte con una capa de datos prolijos y abre, a la vez, el interés por entrar en detalle. Por el contrario, el lector avezado en esta temática, que ha leído ya muchos libros al respecto, se encontrará cómodo con el recuerdo de las distintas cuestiones tratadas, recuperará de su memoria otros temas olvidados y encontrará algunos nuevos, envueltos en pasión hispana, sin perder el realismo y la veracidad. En resumen, un libro para todo tipo de lectores interesados en los tercios.

Es muy destacable, en esta edición, el trabajo de ilustración de José Ferrer Clauzel, que lleva más de una década dedicándose a la pintura histórico-militar, aportando en sus obras esos valores y sentimientos que sólo el que tiene en su corazón un poco –o mucho- de soldado, sabe reconocer.

Acabo esta reseña y este conjunto de reflexiones con un sentimiento, con una emoción. El corazón respira contento. Los herederos de todos esos soldados de los tercios tenemos referencias, a través de esta obra, de lo que podemos hacer cuando confluyen estilo, medios, inteligencia, valor, voluntad y honor. Ahora nos toca estar, día a día, a la altura de aquellos hombres en una sociedad bien distinta a la suya pero por la que circulan personas cargadas de esas virtudes que adornaron nuestra patria. Si alguna vez se nos olvida de lo que somos capaces, está en nuestras manos inspirarnos con este y con más libros que hablen de los TERCIOS.

Santiago. Y cierra España

Leer más artículos relacionados
Leer más artículos de Ernst-Christoph Schkopp
Leer más artículos en  Hispanidad
Comentarios cerrados

Compruebe también

12 de octubre, Día de la Hispanidad: Todo que celebrar

Pixabay License Cada 12 de octubre merece una celebración por todo lo alto. Con orgullo, c…